SONETO DE OTOÑO
Tus ojos, transparentes como el cristal, me dicen:
 “¿Cuál puede ser mi mérito ante ti, extraño amante?”.
- ¡Sé encantadora y calla! Mi airado corazón,
al cual irrita todo, salvo el simple candor,
 
no desea mostrarte su nocivo secreto,
nodriza cuya mano me invita a un largo sueño,
ni su negra leyenda que la llama escribió.
¡Detesto la pasión y el ingenio me daña!
 
Amémonos con calma. Amor, en su garita,
Tenebroso, emboscado, tiende su arco fatal.
Conozco los recursos de su arsenal antiguo:
 
¡crimen, locura, horror! - ¡Pálida florecilla!
Como yo, ¿no eres tú también un sol de otoño,

Oh mi helada, mi pálida, mi dulce Margarita?

- Charles Baudelaire, Las Flores del Mal

SONETO DE OTOÑO

Tus ojos, transparentes como el cristal, me dicen:

 “¿Cuál puede ser mi mérito ante ti, extraño amante?”.

- ¡Sé encantadora y calla! Mi airado corazón,

al cual irrita todo, salvo el simple candor,

 

no desea mostrarte su nocivo secreto,

nodriza cuya mano me invita a un largo sueño,

ni su negra leyenda que la llama escribió.

¡Detesto la pasión y el ingenio me daña!

 

Amémonos con calma. Amor, en su garita,

Tenebroso, emboscado, tiende su arco fatal.

Conozco los recursos de su arsenal antiguo:

 

¡crimen, locura, horror! - ¡Pálida florecilla!

Como yo, ¿no eres tú también un sol de otoño,

Oh mi helada, mi pálida, mi dulce Margarita?

- Charles Baudelaire, Las Flores del Mal

eatsleepdraw:

wip portrait of an old lady on a train, janna nathan

eatsleepdraw:

wip portrait of an old lady on a train, janna nathan

836 notes

eatsleepdraw:

"Exercise is vital for keeping your cat healthy and sane. Playing with your cat and having your cat romp around with others is a perfect way for your cat to get exercise, both physically and mentally." - Doctors Foster and Smith.

eatsleepdraw:

"Exercise is vital for keeping your cat healthy and sane. Playing with your cat and having your cat romp around with others is a perfect way for your cat to get exercise, both physically and mentally." 
- Doctors Foster and Smith.

599 notes

Le confesó que no tenía un instante sin pensar en ella, que cuanto comía y bebía tenía el sabor de ella, que la vida era ella a toda hora y en todas partes, como sólo Dios tenía el derecho y el poder de serlo, y que el gozo supremo de su corazón sería morirse con ella. Siguió hablándole sin mirarla, con la misma fluidez y el calor con que recitaba, hasta que tuvo la impresión de que Sierva María se había dormido. Pero estaba despierta, fijos en él sus ojos de cierva azorada. Apenas se atrevió a preguntar:
«¿Y ahora? »
«Ahora nada», dijo él. «Me basta con que lo sepas».
Del amor y otros demonios, Gabriel García Márquez.   (via hachedesilencio)

(Source: findelinfinito)

2,314 notes